Catálogo
FacebookTwitterLinkedInWhatsAppEmail

Bernd Brunner

Cuando los inviernos eran inviernos

Historia de una estación

Traducción de José Aníbal Campos

La historia de las civilizaciones parece mostrar que los seres humanos tenemos una clara preferencia por el calor y rehuimos el frío: el calor se asocia con la vida, mientras que el frío parece unido a la muerte; la primavera es la época del florecimiento; el verano, de la maduración; y el otoño, el melancólico presagio de los arduos meses en que todo muere o aguarda dormido una nueva primavera. Pero existen culturas que han prosperado en condiciones de frío extremo, tan exóticas, ricas y fascinantes como las del trópico. A ellas está dedicado este libro, donde se considera el invierno desde múltiples perspectivas—histórica, biológica, antropológica—y se compendian algunas de sus voluptuosidades, como el enorme placer de deslizarse en esquís sobre una pendiente de nieve virgen, o el de descubrir una cabaña humeante, como una isla en mitad del mar de nieve. Bernd Brunner captura la esencia de una estación, más preciosa aún en la era del cambio climático, que es posible amar pese a sus rigores.

Comentarios de la prensa

«Una exploración fascinante de la compleja relación de las civilizaciones humanas con el invierno, hoy en peligro de extinción. Brunner muestra cómo transformamos el medio que habitamos y cómo éste, a su vez, nos condiciona».
David George Haskell

«Uno de esos libros raros que leemos con placer y provecho. La historia cultural de una estación narrada con ligereza, ingenio y abundancia de referencias culturales, disfrutable como una buena charla con un amigo instruido que, para hacernos grata la velada, no necesita hacer galas de su erudición».
José Aníbal Campos

«El ensayo de Brunner es un disfrute de principio a fin por su amena combinación de datos científicos (¡qué hermosa descripción sobre las fascinantes formas de copos de nieve!) e información humanística (¡cuánto se ha creado sobre el frío y cuán sublime!). Es una obra magnífica».
Jordi Llavina, La Vanguardia

Afinidades electivas

También te recomendamos…