María Iordanidu Vacaciones en el Cáucaso Erasmo de Róterdam Saltador slider Lamento de la paz Stefan Zweig Saltador slider Encuentros con libros Mauricio Wiesenthal Saltador slider Orient-Express Israel Yehoshua Singer Saltador slider De un mundo que ya no está

«Judith Butler asegura, en un artículo reciente, que el coronavirus no discrimina, pero los humanos seguramente sí. A estas alturas la pregunta clave ya no es si habrá un antes y un después (la respuesta parece obvia), sino si el después será mejor o peor que el antes. Toda crisis representa una oportunidad y está por ver si sabremos aprovecharla. Es triste que la sociedad necesite catástrofes para repensarse, pero más triste sería que las catástrofes no sirvieran de nada». Pablo Martín Sánchez Primavera 2020, Palma «Sobre este aciago tiempo que nos ha tocado vivir se escribirán novelas. Sus páginas darán testimonio del miedo, que hizo a muchos aceptar, en nombre de la salud, lo inaceptable, olvidar los sentimientos humanos y el dolor de las pérdidas; pero también de la solidaridad, el amor y el calor de quienes estaban ahí cuando se les necesitó, y que, aun con miedo, se arriesgaron a hacer lo correcto. Quizá esas novelas se escriban desde una sociedad resignada y egoísta como la actual. O tal vez desde una mucho más humana. Confío en las personas. En la literatura. Y en el futuro». Isabel Alba Primavera 2020, San Sebastián «Sea como sea, dentro de unas semanas, esta pandemia habrá terminado. Y mi deseo es que recuperemos todos la salud: la salud del cuerpo y la salud del alma. Y que no regresemos a la “normalidad”, porque eso que solemos llamar “normalidad” dista mucho de ser lo deseable y es lo que ha generado ésta y otras crisis. El verdadero reto hoy no es RESISTIR, sino CAMBIAR. Cambiar profundamente nuestra “normalidad”. Porque cuando acabemos con el virus, nos esperan aún desafíos más grandes que afrontar y vencer». Pedro Olalla Primavera 2020, Atenas «Todos tenemos que lidiar con una gran incertidumbre mientras depositamos nuestras esperanzas en los científicos, y nos sorprende que no tengan respuestas. Disponemos de increíbles modelos matemáticos que predicen la dinámica de las pandemias, pero los modelos dependen de los datos, que actualmente nos faltan. El universo es enormemente complejo. Puede resultar incluso aterrador, pero debemos aceptar que siempre habrá cosas que no podemos conocer». Marcus du Sautoy Primavera 2020, London «Ser escritor ahora, durante la pandemia—si uno está sano y salvo—, es como estar en un bote salvavidas en mitad del océano. Es un bote salvavidas cómodo, con escritorio, biblioteca, ordenador y música. Sería un lugar agradable si no fuera porque desde él ves a personas que se ahogan, pero están demasiado lejos, no puedes alcanzarlas ni ayudarlas. Y mientras estás sentado en tu bote, escribiendo cartas a extraños que algún día leerán tu mensaje, piensas: "La literatura es una maravilla, pero ahora admiro a los médicos y las enfermeras más que nunca"». Adam Zagajewski Primavera 2020, Kraków «Lo que llamamos realidad es un cuento que la tribu humana nos contamos junto al fuego. Como escritor, sé que si algo puede quitarse de la narración sin que se lo eche de menos, es que sobraba. Ahora que hemos eliminado tantas cosas del cuento—las opiniones, las prisas, el movimiento constante, la apariencia, la acumulación, los planes—, redescubrimos lo que siempre fue importante: la amistad, la familia, el juego, el descanso, la cercanía, los pequeños gestos; pero también el paso de las estaciones, el aire limpio, un rayo de sol entrando por la ventana, un libro, el pan y el silencio. Que cuando esto pase no se nos olvide, que no nos cambien el cuento». Manuel Astur Primavera 2020, Logroño «Entre las cosas que pueden identificar a nuestra vieja Europa, nombraría los cafés en los que se puede leer la prensa, los relojes y campanas de las iglesias, las librerías, los mercados populares, los hoteles que tienen un jardín tranquilo o donde se oye un piano, y las fondas donde se come y se bebe bien. En esta pandemia que mata a tantos seres humanos siento inquietud por nuestras librerías, quizá porque ellas—tan llenas de historias—se parecen especialmente a nuestras abuelas. Cuando veo sus puertas cerradas en medio de las calles desiertas rezo para que resistan y por que no se nos vayan con su fatiga los signos de nuestra civilización y nuestra cultura». Mauricio Wiesenthal Primavera 2020, Barcelona «De un día para otro nos hemos encontrado en un mundo muy diferente del que conocíamos. Reina el silencio por doquier, los animales toman tímidamente las calles, nuestra huella de carbono es aquella con la que Greta soñaba hace poco. Deseamos salir del encierro y lo haremos. Sólo cabe esperar que el talante humano sea otro. Que comprendamos que lo que sucede no es un hecho aislado, sino una llamada más de atención a nuestra especie y a su manera de tratar el planeta. Pero una cosa está clara: en ese nuevo mundo que surja, siempre estarán los libros para alumbrar nuestro camino». María Belmonte Primavera 2020, Font Rubí «Con la vida amenazada a nuestro alrededor, en especial la de los pobres ancianos, es difícil hallar un momento de paz para pensar en uno mismo y su labor. Era un niño cuando aparecieron las vacunas contra la polio. Sólo con evocar aquellos años sin colegios, al cuidado de padres aterrorizados, me concede fuerzas para creer que también de esta pandemia saldremos con una energía renovada. Entonces volveremos a las calles, a los paseos, a los mercados al aire libre, y por supuesto a las librerías que albergan sorpresas tan maravillosas  para los lectores. El libro, los libros no morirán». Mario Satz Primavera 2020, Valldoreix «Dice Bernhard que dice Montaigne que "Me estudio a mí mismo más que a todo lo demás, ésa es mi metafísica, ésa es mi física, yo mismo soy el rey de la materia que trato". Sólo con una autoexploración tan minuciosa, constantemente nutrida y alumbrada por lecturas, pinturas, iconos y música, puede configurarse la capacidad y el ánimo para imaginar las posibilidades del futuro en un momento de desconcierto. Y conseguir así que no esté huera la palabra esperanza y podamos pronunciarla sin ruborizarnos». Sònia Hernández Primavera 2020, el Masnou «Y, sin embargo, en tiempos de cariño postergado, ahí está la palabra para conectarnos con lo íntimo, atravesar las pantallas y tornarse calidez, sonrisa que brilla en los ojos cuando la mascarilla oculta el resto. Soñamos con la vida al sol mientras nos preguntamos en qué habremos cambiado, aprendemos a lidiar con el dolor desde la reclusión, nos medimos con la impotencia ante las pérdidas sin despedida. La privación del tacto es carestía. Cuando la distancia se cifra en la ausencia de piel, la palabra resulta aun más subversiva que el abrazo». Marta Carnicero Primavera 2020, Barcelona «El confinamiento nos ha devuelto algo que creíamos perdido para siempre: la posibilidad de compartir la experiencia de lectura con nuestros hijos y de que vean cómo los libros son la mejor compañía. Nos acercan los unos a los otros y nos enseñan que la buena literatura es la única que puede entretenernos y enriquecernos de verdad. De entender, además, cómo el coronavirus nos ha hecho conscientes de todo lo que este nuevo tiempo nos ofrece. Leer no es sólo para el instante de la lectura: cuanto mejor sea el libro, más hondo permanecerá en nuestra memoria, para llegar a ser una parte de nosotros mismos». Juan Antonio Masoliver Ródenas Primavera 2020, el Masnou «En situaciones críticas, acrecentadas la inquietud y la intemperie, es cuando más evidente resulta que lo más importante de la vida personal y colectiva no consiste en correr mucho, ni en estar al día, ni en querer ir más allá de lo humano, ni en proyectar futuros ideales, sino en crear más mundo, es decir, más cosmicidad, más armonía, más calidez… Que la esencia de la palabra sea la hospitalidad significa justamente eso: que la palabra más genuina cura, igual que los hospitales, y que los hospitales, en su cuidar, son también palabra». Josep Maria Esquirol Primavera 2020, Mediona «Siempre me ha gustado pensar que los libros son las cajas negras de la historia. En ellos está todo, nuestras voces, también las finales. Leer es un modo de recordar, de intuir lo que fuimos y lo que somos en verdad. No todos los libros pueden cumplir esta función; no todos sirven. Sólo la madurez de la lectura, la apuesta por el conocimiento, dejan un vestigio en nosotros. El libro es un peldaño. Un descenso, un ascenso. Nuestro tiempo, que ha transformado la cultura en ocio y no en compromiso, pide, cada vez más, un libro cuyas páginas sean una forma de salvación». Ramón Andrés Primavera 2020, Elizondo «En estos momentos, confinados en la soledad de nuestros hogares y tal vez privados de algunas de las personas a las que queremos, podemos descubrir que leer un libro, escuchar música o contemplar una obra de arte nos ayuda a cultivar nuestra humanidad y a reconocer que los seres humanos no somos islas, sino un mismo continente. En tiempos de epidemia, como nos enseñó Camus, aprendemos que "hay en los hombres más cosas dignas de admiración que de desprecio"». Nuccio Ordine Primavera 2020, Calabria «Para mí la literatura nunca fue un entretenimiento, sino un apoyo vital en tiempos difíciles, ya fueran dificultades personales o generales. Los periódicos nos dan la noticia, pero no nos dicen cómo sobrevivir, cómo ser humanos, cómo soportar la tragedia, cómo caminar hacia el futuro, sea cual sea, con coraje y confianza». Peter Stamm Primavera 2020, Winterthur «En las actuales circunstancias me preocupa, ante todo, el futuro de la libertad. Temo que el mundo venda su alma para conquistar una supuesta seguridad. En una encrucijada de este tipo la persistencia del libro es esencial. El libro es el principal instrumento que el ser humano se ha regalado a sí mismo en defensa de su libertad. El viaje por los libros nos hace más libres porque nos ofrece una visión más rica de la vida. Es un viaje que tenemos que defender a toda costa si no queremos ser meros supervivientes confinados en la ignorancia». Rafael Argullol Primavera 2020, Barcelona

Agenda

Los datos de carácter personal que nos ha suministrado en esta y otras comunicaciones serán objeto de tratamiento únicamente en los ficheros responsabilidad de Quaderns Crema S.A.

Si Ud. deseara ejercer sus correspondientes derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de conformidad con lo establecido en la Ley 15/1999 ante Quaderns Crema S.A puede hacerlo enviando un email con su nombre y apellidos al email: web@acantilado.es

X