Catálogo
FacebookTwitterLinkedInWhatsAppEmail

Natalia Ginzburg

Domingo

Relatos, crónicas y recuerdos

Traducción de Andrés Barba

Cada relato de Natalia Ginzburg es una revelación; las historias que componen Domingo representan el epítome de su inconfundible voz, la de una autora en estado de gracia, que explora los límites tanto de la ficción como de la narración autobiográfica y la crónica. En el volumen que tiene en sus manos el lector descubrirá siete narraciones inéditas hasta el momento en lengua española, una suite en la que la escritora se sincera sobre su vida y sorprendentes crónicas. Todos ellos textos para releer, reflexionar y atesorar en el recuerdo.

Disponibilidad en ebook

Este título está disponible en formato ebook. Para conocer su precio, formato y demás características, por favor, consulte con su tienda de ebooks favorita.

Comentarios de la prensa

«En la peculiaridad de esa mirada que recoge y cose los jirones está precisamente el secreto de la vitalidad creativa de Natalia Ginzburg, y también en su capacidad para elevar el tono menor a categoría universal».
Carmen Martín Gaite

«Natalia Ginzburg fue fantástica en todo. Todo lo conocía y lo comprendía bien, todo sabía plasmarlo con plasticidad y buen ojo psicológico. Tenía fuerza, naturalidad, sutileza, inteligencia, convicción, ternura, indignación y gracia (o todo a la vez) para contarlo todo. Soy adicto a esta autora, la verdad».
Manuel Hidalgo, El Cultural

«Es difícil hacerse con el secreto de la prodigiosa prosa de esta mujer. Sus textos funcionan a base de acumulación, como una letanía. Y de pronto, se produce el milagro, en la sencillez se abre el abismo, el lector cae dentro de la herida abierta, sorprendido, conmovido».
Elena Hevia, El Periódico

«Ginzburg tiene una capacidad innata para explorar la condición humana. Todo en ella, desde la más pequeña semblanza al cuento más pormenorizado, concita una cruda realidad no despojada de belleza».
Luis M. Alonso, La Nueva España

«Ginzburg escribe bajo el padecimiento de una poderosa nostalgia. Posee un gran talento y una infrecuente sensibilidad. Capta los detalles insignificantes y los eleva a la categoría de grandes emociones».
Fulgencio Argüelles, El Comercio

«La prosa de Ginzburg son pinceladas breves y decisivas. Parecen contar una historia simple y común, pero cuando cierras la última página te das cuenta de que has visto una década, una nación, un universo».
Francisco Recio, La Opinión de Málaga

«Cada página de Natalia Ginzburg responde a una rara homogeneidad, porque en todas hallamos el mismo compromiso con la vida y con el lenguaje. En todos estos escritos está ella, la potencia de su sensibilidad y el coraje de su pensamiento».
Alejandro Luque, M’Sur

«Ginzburg no es paternalista, hay en sus relatos una mirada de igual a igual a la infancia, una fascinación por la manera en que se ve el mundo desde los 12 años».
Aloma Rodríguez, Letras Libres

«Cada historia de Natalia Ginzburg es una manifestación de presente y pasado, una tradición que corre en sí misma, que agrega gestos, objetos y líneas de diálogo que se tocan de manera secreta y no se olvidan».
Ariana Basciani Fernández, Culturetas

«El análisis del vocabulario familiar le permitió a Ginzburg no solo narrar el microcosmos familiar en el que creció, sino retratar toda una época».
Anna Maria Iglesia, Llanuras

«Estos relatos detallan y enmarcan una época complicada en la historia de Italia, con la Segunda Guerra Mundial como gran parte de trasfondo. Ginzburg es una de las grandes reivindicadoras del siglo pasado».
Cristià Serrano, Anika entre libros

«La voz de Natalia Ginzburg entreteje el testimonio íntimo con las más profundas preocupaciones sociales. De esto es testimonio Domingo».
Michelle Roche Rodríguez, Colofón Revista Literaria

«Entre tanto espejismo en que vivimos, entre tanto cosmopolitismo malogrado y mal entendido, Natalia Ginzburg nos ancla a la tierra que pisamos».
Sònia Hernández, El Boomeran

Otros libros de Natalia Ginzburg

Afinidades electivas

También te recomendamos…