Catálogo
FacebookTwitterGoogle+LinkedInWhatsAppEmail

Friedrich Schiller

Cartas sobre la educación estética de la humanidad

Traducción de Eduardo Gil Bera

La Revolución francesa, que tanto había esperanzado a los ilustrados de Europa, tardó muy pocos años en revelarse como una transformación más compleja e incierta de lo que habían soñado. Friedrich Schiller escribió las Cartas sobre la educación estética de la humanidad, tras la lectura de la obra de Kant y Fichte, incuestionables maestros de la época, para examinar el postulado de la preeminencia de la Razón. Para el poeta y dramaturgo alemán, la educación estética era una condición indispensable para alcanzar la igualdad entre los individuos, pues no sólo supondría el fin de las instituciones del Antiguo Régimen, sino sobre todo la fundación de una auténtica fraternidad humana. Así pues, tan necesario como aprender a pensar era cultivar la sensibilidad y desarrollar la capacidad para apreciar la belleza, una facultad tan universal como la razón. Y es que para Schiller, más que la capacidad de razonar y la afinidad intelectual, lo que nos hermana es la facultad de sentir y poner en común los gustos: las «afinidades electivas». A lo largo de los dos siglos transcurridos desde que fueron escritas, estas páginas profundamente renovadoras se han convertido en una contribución indiscutible al pensamiento universal.

Comentarios de la prensa

“Schiller concibió una nueva disciplina pedagógica que permitiría alcanzar la fraternidad y superar las instituciones del Antiguo Régimen a través de la contemplació de la belleza. Toda una cumbre del idealismo alemán”.
Matías Néspolo, El Mundo

“De vegades, la manca de respostes de l’autor ens fa reflexionar molt més que les certeses: llegir avui en dia aquestes cartes ens obre molts punts de reflexió que ens diran molt de la societat en què vivim”.
Damià Alou, Ara

“El escritor alemán manda un mensaje aún idealista y aferrado a la belleza. Schiller, al redactar sus textos, ha experimentado una primera decepción a propósito de las bondades de la perfectibilidad humana. Sus cartas son un intento por salvaguardar un lugar donde la política no alcance”.
Ricardo Menéndez, La Opinión de Málaga

“Una lectura inteligente y de un pensamiento cercano. Es un clásico de lectura asequible”.
Sagrario Fernández-Prieto, La Razón

“La edición y la traducción son excelentes y facilitan la lectura de estos textos del dramaturgo, poeta y pensador hijo de la Ilustracióny que contextualizan las herencias kantianas y de Fichte”.
Albert Ferrer Flamarich, El Ciervo

“Las Cartas tienen forma de paradoja: cuanto más desinteresado, inútil y ensimismado es el arte, más importante es para la sociedad”.
Álvaro Cortina, Leer