Catálogo
FacebookTwitterGoogle+LinkedInWhatsAppEmail

Marc Fumaroli

La República de las Letras

Traducción de José Ramón Monreal

La República de las Letras no tiene fronteras, ni gobierno, ni jerarquía. Alejada de cualquier especialización, sus miembros son estudiosos interesados en cualquier rama del saber, que no esperan remuneración alguna por sus conocimientos. A pesar de sus logros extraordinarios—filológicos, filosóficos y científicos—, fueron generalistas vivamente interesados en muy diversos aspectos del espíritu humano. Ya desde sus inicios, significó algo así como la defensa de un comercio amical con los vivos y los muertos que configuró un civismo ilustrado al margen de cualquier constricción doctrinal y que ha construído la Europa moderna, más allá de lo económico o lo nacional. Como dice Marc Fumaroli en el prólogo a esta edición de Acantilado que recoge por primera vez todos sus trabajos sobre la cuestión, «hacer la historia de esta institución singular y metamórfica es no sólo afrontar Europa bajo una luz desacostumbrada, ni económica, ni militar, sino convencerse también de que una instancia transnacional semejante es aún más deseable en el siglo de Facebook de lo que lo fue en el siglo de la invención del libro».

Entrevistas

Comentarios de la prensa

“Una nueva muestra de las dos facetas más destacadas del ensayista. Por un lado su erudición casi apabullante aplicada al campo de la cultura europea y francesa en particular, con especial querencia por el siglo XVII en el que es especialista. Por el otro su vocación de polemista, rebatiendo la celebración acrítica del progreso y la peligrosa banalización de la cultura con el todo vale. Lo que se propone en este libro no es un mero ejercicio de brillantísima arqueología cultural. Su vocación es además la de ser espejo, acicate. Entre otras muchas virtudes, esta nueva lección magistral de Fumaroli nos recuerda que, como bien sabían los humanistas, la cultura es una de las pocas vacunas eficaces contra la mediocridad y la majadería”.
Mauricio Bach, La Vanguardia

“Un trabajo con aires de definitivo”.
Luis Benvenuty, La Vanguardia

“El libro, profundo y bellamente escrito, es una historia centrada en los primeros siglos de la Edad Moderna, de la cultura europea de raigambre clásica. Las mayores virtudes son su capacidad para describir las posibilidades de los nuevos géneros propios de la República de las Letras, el valor de la conversación como base de la nueva cultura, más allá del principio de autoridad, o el análisis del surgimiento de las Academias parisinas del siglo XVII. Se trata de una serie de estudios que el autor analiza con gran brillantez”.
Luis Ribot, El Mundo

“Fumaroli, que conoce con detalle la cultura antigua y medieval, indagó en la gestación de esta república, impulsada por el humanismo de Petrarca y de muchos de sus discípulos, y que dio forma, también, a la Europa moderna e ilustrada. En ese sentido, en los catorce textos que componen La República de las Letras, Fumaroli logra hacer una síntesis de lo que significó el inicio de una nueva época”.
Diego Gándara, La Razón

“A la erudición radical y sublime con la que Fumaroli traza la cartografía de aquellos estudiosos que desde el Renacimiento hasta los albores de la Revolución Francesa encarnaron los ideales humanistas de la República de las Letras, el ensayista marsellés le añade una pátina alegórica con la que reintroducir la aleación de metáfora y mito en nuestra mirada a la realidad. Son esos cambios y evoluciones por los que pasa el ocio letrado desde la Italia renacentista hasta la Francia prerrevolucionaria, y de ahí, ya como resistencia de unos pocos, hasta el siglo XX, los que Fumaroli expone con meticulosidad y brillantez”.
Alfonso Crespo, Diario de Sevilla

“Salones aristocráticos, palacios, mecenas, nobles en general preocupados por el saber y sobre todo, por el intercambio y el desarrollo del conocimiento. Un libro espléndido”.
José López Romero, Diario de Jerez

“En una detallada investigación, el intelectual francés Marc Fumaroli estudia el fenómeno y los daños colaterales que, como todo progreso, arrastró consigo, entre ellos el hecho de que con la aparición de la imprenta se favoreciese la difusión de textos escritos en lengua vulgar, contribuyendo a divulgar obras de escaso valor literario, propiciando además que la cultura escrita se emancipase de la disciplina del latín”.
Francisco R. Pastoriza, Faro de Vigo

“Las peripecias de esta aventura fascinante son las que Fumaroli retrata con una erudición que jamás fatiga en este libro ejemplar y, sin duda, no apto para todos los públicos”.
Ricardo Menéndez Salmón, Mercurio

Una república monárquica: artículo de Francisco R. Pastoriza en Periodistas en Español

“Fumaroli, ensayista brillante y dotado para la polémica, utiliza todo su arsenal erudito para reivindicar en este libro que, desde el momento que surgió la imprenta -incluso antes, desde el magisterio de Petrarca-, un grupo de intelectuales y humanistas colaboró, sin atender al límite de fronteras, por una cultura elitista y exigente. Consciente que el progreso en la difusión del libro también comportaba la extensión de la banalidad y el fanatismo, el autor reclama el papel de este núcleo de estudiosos, salones literarios y editores que han preservado la transmisión del alta cultura”.
Alfred Mondria, Levante

“Un modelo de la perfecta consonancia entre militancia intelectual y rigor erudito. No extraña, pues, aunque asombre, la impecable unidad argumentativa que vertebra los distintos trabajos que lo componen, escritos a lo largo de veinticinco años. Para el lector es un goce y una ayuda impagable tener a disposición esta cartografía minuciosa y apasionada de tantos personajes y libros que configuraron ese «espacio invisible», que, bajo el título de «República de las Letras», ordenó el pensamiento, la cultura y la política europeas desde el Renacimiento italiano hasta la Revolución Francesa. No hay elogios suficientes para agradecer la generosa afición del autor a mostrarnos sus fuentes y su capacidad de compartir su erudición con una elegante escritura”.
Antonio de Murcia Conesa, Información

“Un libro valiosísimo y un volumen muy ameno sin abandonar el rigor”.
Vicente Luis Mora, El Boomeran

«Fumaroli sabe comprender como nadie la cultura antigua, la medieval, la magnífica síntesis de paganismo y cristianismo renacentista, así como su propio París».
Eugenio Trías

«Hombre de proustiana exquisitez, sabio como ya no quedan».
Jordi Llovet, El País

«Uno de los grandes intelectuales de nuestro tiempo».
Eduard Cairol, La Vanguardia

«Marc Fumaroli es uno de los intelectuales más destacados del último medio siglo de vida europea. Un intelectual a la an­tigua usanza, de los que ya casi no se fabrican».
Manuel de la Fuente, ABC

«Una de esas voces que resuenan sobre el actual griterío».
Tereixa Constenla, El País

Otros libros de Marc Fumaroli