Catálogo
FacebookTwitterLinkedInWhatsAppEmail

Sònia Hernández

El lugar de la espera

«La democracia y la Constitución, que nacieron casi a la vez que nosotros, nos decían que todo el mundo tenía derecho a ser lo que se le antojara. Toda la sociedad estaba de acuerdo, conjurada para preservar nuestros deseos y nuestras ilusiones. Íbamos a ser lo que quisiéramos. Por eso nos preguntaban constantemente qué queríamos ser de mayores». En esta novela coral y narrada en primera persona del plural, los personajes comparten algo más que la voz que habla en nombre de todos ellos: viven en un mismo lugar simbólico, el de una generación, no ya perdida, sino extraviada a causa de la espera de una señal que les indique el momento decisivo en que realizar la obra, o tomar la decisión, que dé sentido a sus vidas. La madurez ha traído a estos émulos accidentales de los personajes de Beckett la conciencia de que nadie va a darles esa señal, nadie espera nada de ellos: si alguna oportunidad tienen de dar un propósito a sus vidas quizá sea vivirlas para sí mismos o, lo que es lo mismo, simplemente actuar sin público.

Disponibilidad en ebook

Este título está disponible en formato ebook. Para conocer su precio, formato y demás características, por favor, consulte con su tienda de ebooks favorita.

Entrevistas

Recomendado en Página Dos (07/05/2019)
Entrevista en La Vanguardia, por Núria Escur (25/06/2019)

Comentarios de la prensa

«Una de las voces más personales de su generación».
La Vanguardia

«Un relato fascinante, lleno de sensibilidad, de pulsiones de creatividad, de enigmas y dudas. No debería pasar inadvertido».
Pilar Castro, El Cultural

«El lugar de la espera es excelente. Sònia Hernández hace universal la perplejidad de una generación a la que se prometió que podía ser lo que quisiera. Una obra tejida con espíritu crítico».
Enrique Andrés Ruiz, El País -Babelia

«Los personajes de esta novela coral son hombres y mujeres extraviados que hace mucho tiempo que intentan divisar en el horizonte la señal que los indique que todavía gobiernan sus vidas».
Regió7

«Los libros de Sònia Hernández tienen la habilidad de generar múltiples interpretaciones en sus lectores. Y, en consecuencia, de mutar a otra realidad. Un regalo extra que ya se dio con Los Pissimboni y ocurre ahora con El lugar de la espera».
Núria Escur, La Vanguardia

«Inspirada en una noticia real, retrata el devenir existencial de jóvenes, y no tan jóvenes, en un callejón sin salida».
José María Pozuelo Yvancos, ABC -Cultura

«Los personajes de este libro acaban erigiéndose como la voz de toda una generación que, a base de distintas y pequeñas voces, defienden la caída hacia lo hondo que es la vida […], el cómo aceptar y resignarse es la única opción que nos queda dentro de una partida en la que nosotros solo somos peones de alguien o algo desconocido y donde nos encontramos, sin más que poder mirar cómo pasa el tren sin opción a subida, en el lugar de la espera».
Víctor González, Libros y Literatura

«El lector puede efectuar una lectura más allá del entretenimiento y descubrir mucha simbología detrás de El lugar de la espera. Cada una de las páginas se halla enriquecida por la poesía de las palabras y por su doble significado, en medio de la búsqueda de una voz que certifique la compañía de unos personajes solitarios y fracasados».
Cristià Serrano, Anika entre libros

«Un relato sensible y original, con continuos guiños al Esperando a Godot de Beckett, sobre la decepción, el tedio y la carencia de significado de la vida humana».
Esquire

«Una novela concentrada y sombría que ofrece un testimonio crítico sobre la sociedad que sufrimos. El lugar de la espera gira alrededor de un puñado de personajes en cuyos conflictos se reconocerán muchos lectores».
Domingo Ródenas, El Periódico

«Lo que El lugar de la espera nos ofrece es un testimonio, al margen de convenciones, rebosante de significados y de interrogantes. Una interrogación en definitiva sobre la propia identidad. Una novela excelentemente escrita y que retrata no solo el devenir de una generación sino el de todas: nadie recibirá la señal para salir del extravío. Salir o quedarse en su responsabilidad. Un discurso complejo pero fascinante».
Francisco Martínez Bouzas, Brújulas y espirales

«En El lugar de la espera hay una alusión declarada a Samuel Beckett y su Esperando a Godot, porque también aquí la espera es en vano, porque no ocurre ningún hecho relevante más que la propia espera, porque todo se repite, todo está contaminado por la peste del tedio y nada tiene sentido. Sònia Hernández insinua la posibilidad de entender la vida, y asimilar el dolor, reduciéndola al absurdo o convirtiéndola en arte, en literatura, en teatro».
Fulgencio Argüelles, El Comercio -Cultura

«Una novela singular y en muchos sentidos conmovedora».
Isabel Gómez Melenchón, La Vanguardia

Otros libros de Sònia Hernández

Afinidades electivas