Catálogo
FacebookTwitterGoogle+LinkedInWhatsAppEmail

Nadiezhda Mandelstam

Contra toda esperanza

Memorias

Traducción de Lydia Kúper

Este libro es una bella historia de amor, así como una interrogación sobre el significado de lo humano, escrito además con una brillantez literaria excepcional. Tras su primera detención en 1934, el poeta Ósip Mandelstam, uno de los mayores del siglo XX, permaneció en el exilio en Vorónezh durante tres años hasta su deportación; la muerte le llegó en 1938, en un campo de tránsito hacia Siberia. Su viuda logró escapar y sobrevivió como profesora de inglés en pequeñas ciudades de provincias, hasta que en 1956 se le permitió regresar a Moscú. Allí comenzó este relato, uno de los más conmovedores del siglo XX, en el que con extraordinario detalle narra las trágicas vivencias de su marido y sus compañeros de generación. La sensacional lucidez que nos muestra, su admirable serenidad en la lucha contra la barbarie y su conocimiento de primera mano del mundo intelectual de la Rusia de ese período, hacen de este libro un documento excepcional, así como una experiencia lectora imborrable.

Entrevistas

Premios

MEJOR LIBRO DEL 2012 POR ABC

Comentarios de la prensa

“Nada que pueda uno decir afectará o expresará en modo alguno la genialidad de este libro. Juzgarlo, aunque sólo sea para encomiarlo y rendirle homenaje, raya casi en la insolencia. Uno sale enriquecido de su lectura y más esperanzado de lo que tiene derecho a estar”.
George Steiner

“Unas memorias esenciales del siglo XX”.
Martin Amis

“Una obra de una solidez literaria arrebatadora. Uno de los más deslumbrantes ejercicios de memoria que nos dejó el siglo pasado, un clásico que deja huella”.
Mauricio Bach, La Vanguardia

“Sobre estos años de terror nos cuenta, en una prosa limpia, a la vez culta y clara, como si nos hablara desde la butaca de al lado – en el castellano preciso de Lydia Kúper – la víctima, la testigo, la amiga y la musa de Ósip Mandelstam”.
Ricardo San Vicente, El País

“Tal vez el mayor alegato contra el régimen”.
Ricardo San Vicente, La Vanguardia

“Una visión de la historia a la luz de la conciencia y la cultura”.
Joseph Brodsky

“Relato sublime sobre la barbarie comunista y la asombrosa creatividad artística de los hijos de esa Madre Rusia que sigue vomitando escritores e intelectuales como mares de lava volcánica. Una bella historia de amor: la de una mujer cultivada y diestra en la traza de las palabras con un hombre resistente a la ferocidad de Stalin y de todos aquellos que tanto le bailaron el agua hasta su desaparición. Reconforta saber que en la espesura de las peores tiranías siempre es capaz de sobrevivir un ser humano con voluntad de resistencia”.
Carlos Herrera, XL Semanal

“Uno de los libros más reconfortantes de nuestro tiempo”.
Seamus Heaney

“Esa serenidad contra la barbarie, contra el terror sin por qué, está expresada en una prosa elegante, medida, exacta. Todo ello, la terrible experiencia de la pesadilla estalinista, la biografía de Ósip Mandelstam, los recuerdos sobre aquella generación de poetas, el propio canto de amor a un hombre, hace de este libro una experiencia imborrable”.
Juan Bonilla, El Mundo

“Hay que tener un corazón de piedra pómez para rematar Contra toda esperanza, memorias de Nadiezhda, esposa del represaliado poeta ruso Ósip Mandelstam, sin estremecerse”.
David Benedicte, XL Semanal

“Ideal para no olvidar una de las más terribles dictaduras de todo el siglo XX”.
Diego Gándara, La Razón

“En estas páginas late una pasión por el ser humano y una búsqueda de la verdad tan desmedida, que estamos delante de una de las doce columnas básicas que sostienen el edificio del siglo XX”.
Javier Alonso Sandoica, ABC

“Una historia de amor de verdad (y de la cultura rusa durante el siglo XX, y de las víctimas de la represión estalinista)”.
Ernest Alós, El Periódico

“Terrible y hermoso libro”.
Alfonso Lazo, El Mundo

“Impresionantes memorias. Obra hermosísima, un conmovedor homenaje a su marido muerto que va más allá del recuento de la historia en común. Prueba de un amor imperecedero que quedó retratado para siempre, Contra toda esperanza es también una doliente impugnación de la tiranía y un monumento a la dignidad del ser humano en el peor de los tiempos posibles. Hay muchos otros testimonios sobre las persecuciones y los horrores del estalinismo, pero ninguno de ellos iguala la sobriedad, la lucidez, la belleza y la transparencia de esta memoria de senectud que merece la consideración de absoluta obra maestra”.
Ignacio F. Garmendia, Diario de Sevilla

“Desgrana en estas memorias los hechos desnudos, sin autocompasión ni fligranas estilísticas, una concatenación de peripecias para salvaguardar el legado de Mandelstam”.
Olga Merino, El Periódico

“Un documento sobrecogedor sobre la condición humana y sobre las aberraciones del gobierno totalitario en la URSS de Stalin. Y también sobre el poder indestructible de la poesía, y por extensión de la cultura, sobre la que se estrellan los más sofisticados represivos”.
Miguel Rojo, El Comercio

“Si aún no lo ha leído, hágase con él. Le ayudará a atravesar todos los desiertos y malandanzas que le depare el porvenir, sin autoayudas, sin consejos, sin baratas filosofías”. José Méndez, Joyce “Excelentes memorias, llenas de optimismo, humanismo y vitalidad en unas circunstancias totalmente adversas que han conservado su fuerza narrativa y que siguen siendo un doloroso ejemplo del peor rostro de los totalitarismos”. Adolfo Torrecilla, Nuestro Tiempo “Unas memorias heroicas, sembradas de ironía e inteligencia. Un auténtico canto épico digno de estar catalogado entre la mejor prosa rusa del siglo pasado”. Marta Rebón, Revista de Libros “Acantilado acaba de reeditar uno de los libros de memorias más importantes del siglo XX. Un grito herido y una denuncia feroz contra los horrores del estalinismo, pero sobre todo una evocación minuciosa de la obra, la prisión, el destierro, la locura y la muerte de su marido, el gran poeta ruso Ósip Mandelstam. En ese largo canto de amor a su marido (más de 600 páginas de prosa limpia y dura, que no cede ni una sola vez al sentimentalismo ni al fácil efectismo de la conmiseración), la señora Mandelstam empieza por transcribir el poema que llevaría a su marido a la desgracia”. Héctor Abad Faciolince, El Espectador (Colombia)

Afinidades electivas

También te recomendamos…