Petr Ginz

 

Petr Ginz nació en Praga en 1928, de padre judío y madre checa y aria. A los pocos años destacó por su gran talento, tanto en el plano literario como en el artístico. A finales de 1942 fue trasladado al gueto de Terezin. En 1944 fue deportado a Auschwitz, donde murió asesinado por la barbarie nazi.

Chava Pressburger

Chava Pressburger, de soltera Eva Ginz, nació en 1930 en Praga. A los catorce años fue deportada a Terezin, donde sobrevivió al holocausto. Desde 1948 vive en Israel. Se dedica a las artes plásticas y ha expuesto su obra con gran éxito en Estados Unidos, Europa e Israel.

Monika Zgustova

 

Monika Zgustova, nacida en Praga, estudió literatura comparada en los Estados Unidos. En los años ochenta fijó su residencia en Barcelona, donde colabora regularmente con El País, La Vanguardia y otros periódicos, así como con distintas revistas culturales, españolas y extranjeras. Ha traducido más de cuarenta libros del checo y del ruso al castellano y catalán.

Javier Vela

 

Javier Vela (Madrid, 1981) ha publicado los libros de poemas Aún es tarde (2003), La hora del crepúsculo (2004, Premio Adonais), Increado, el mundo (2005) y Tiempo adentro (Acantilado, 2006).

Eugenio Trías

 

Eugenio Trías (Barcelona, 1942-2013) fue catedrático de Historia de las Ideas en la Universidad Pompeu Fabra. Entre sus numerosos libros destacan La filosofía y la sombra, Drama e identidad, El artista y la ciudad (Premio Anagrama 1975), Tratado de la pasión, Lo bello y lo siniestro (Premio Nacional de Ensayo 1983), Los límites de mundo, Lógica del límite, La edad del espíritu (Premio Ciudad de Barcelona 1995), Pensar en la religión, La razón fronteriza y La aventura filosófica. En el año 1995 recibió el Premio Internacional Friedrich Nietzsche.

Domingo Rivero

 

Domingo Rivero (Gran Canaria, 1852-1929) cursó estudios de Derecho en Sevilla y Madrid. Durante tres años vivió en París y Londres. Regresó a su tierra natal en 1881 y fijó su residencia en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. Allí ejerció, durante años, los cargos de relator y, más tarde, secretario de gobierno de la Audiencia Territorial. Sus primeros versos vieron la luz en 1899, pero prefirió siempre el silencio público y no editó libro alguno durante su vida. Su poema más conocido, el soneto titulado «Yo, a mi cuerpo», se publicó en 1922 en las páginas de la revista de Manuel Azaña La Pluma, y no es su único poema memorable, como cabe advertir en este libro.