Catálogo

Heinrich von Kleist

Relatos completos

Traducción de Roberto Bravo de la Varga

Heinrich von Kleist, que se veía sobre todo como dramaturgo, escribió sin embargo en su corta vida algunos relatos considerados unánimemente ejemplos culminantes de la prosa alemana. Son narraciones de una intensidad insuperable en las que algo, muchas veces incluso algo muy puro—como la honradez, la inocencia o el deseo—, pone en marcha una maquinaria infernal. Y da pie a situaciones extraordinarias, situaciones límite, que someten a los personajes a grandes pruebas, muestran al hombre en la catástrofe, al mundo como un desorden frenético en el que no hay nada a que agarrarse y en el que no sirven ni la ley, ni la autoridad, ni la jerarquía, que más bien se ponen al servicio del caos. El ser humano aparece así como un enigma lleno de paradojas, como un ser a la vez angelical y diabólico. Son textos de una violencia y de un furor enormes, escritos con un estilo dramático que tensa las posibilidades del lenguaje y que recorren con libertad toda la gama de los sentimientos humanos.

Comentarios de la prensa

“Sus relatos han resistido el paso del tiempo mucho mejor que los de la mayoría de sus contemporáneos. Todo en la personalidad de Kleist es enigmático. Su obra, sin embargo, ardiente y desmesurada en los dramas, sobria y contenida en los relatos, nos habla de un gran artista al que la literatura ha redimido para siempre”.
Ignacio F. Garmendia, Diario de Sevilla

“Vertidos con solvencia por Roberto Bravo de la Varga, sus cuentos son engranajes de precisión, que a menudo avanzan como tramas policiales. Cada uno se abre con una conmoción”.
Abel Grau, El País

“Los relatos que del alemán nos han llegado son exactamente ocho, aunque alguno —sobre todo “Michael Kohlhass”—puede ser considerado una novela corta. En tan breve nómina se condensa, sin embargo, una calidad nada común derivada de un estilo desprovisto de cualquier hojarasca sentimental y de una concepción del mundo que ve en el hombre un juguete a merced de todas las fuerzas.

Un volumen imprescindible en cualquier biblioteca que se precie”.
Eugenio Fuentes, La Nueva España

“Su escritura es otro bastión en favor de la libertad de acción del ser humano. Tan volcánico aliento encontrará el lector lo mismo en el tronar bíblico-cívico de la odisea bélico-burocrática del tratante de caballos Kohlhaas como en la dura exquisitez de La marquesa…, y en ambas está presente la lucha contra la injusticia, contra la brutalidad del entorno, la violenta y trabajosa forja del propio destino en pos de la verdad última, aunque esta sea dolorosa, ofensiva, terrible”.
Héctor J. Porto, La Voz de Galicia

“Extraordinarios relatos. Leer a Kleist supone una experiencia impactante. Es un narrador vigoroso y singular. Sus relatos provocan escalofríos, y no porque alguno de ellos roce lo gótico o el terror, sino porque son terriblemente apasionados, aunque no en el sentido “romántico” del término. La sexualidad y el amor desaforado, los deseos y los afectos, la lucha, los reveses de la fortuna, la fatalidad y la muerte son sus temas señeros, de ahí que sean tan universales e impactantes. A tamaño efecto contribuye su prosa precisa y milimetrada, en la que ni sobra ni falta palabra”.
Luis Fernando Moreno Claros, Letras Libres

“La prosa de Kleist siempre es vertiginosa: el encadenamiento de causas y efectos funciona como un mecanismo de relojería obsesionante, con resultados devastadores”.
Enric Sòria, Ara

“Una compilación de narraciones fundamentales para la historia de la literatura alemana y, sin duda, una de las cúspides de la gran tradición cuentística europea de los últimos siglos. Los ocho relatos reunidos en el volumen hacen palpable, sin excepciones, la extraordinaria originalidad de un escritor indispensable, de una genialidad inapelable, cuyo imaginario prefigura algunas de las escrituras más destacadas de la modernidad literaria en Occidente”.
Pedro Gandolfo, Mercurio (Chile)

“¿Puede decirnos la literatura algo sobre la vida práctica del hombre, sobre su moralidad? Este libro ofrece una serie de fábulas con una sola lección: incluso las virtudes más altas (la justicia, la honradez) pueden conducir a actos ruines. Pues el hombre, nos dice Kleist, no es otra cosa que el hombre”.
La Tempestad (México)

«El lenguaje narrativo de Kleist es único».
Thomas Mann

«Nunca la literatura alemana ha logrado un estilo tan objetivo, una tranquilidad tan aparente, un realismo tan magistral».
Stefan Zweig

«Era más grande y más perfecto que Schiller. Sólo puede comparársele con Goethe, que tal vez haya podido inspirarle, pero a quien nunca se subordinó. Únicamente le amamantó Shakespeare».
Jakob Grimm