Catálogo
FacebookTwitterGoogle+LinkedInWhatsAppEmail

Max Beerbohm

El farsante feliz

Un cuento de hadas para hombres cansados

Traducción de Matías Godoy

En El farsante feliz, Lord George Hell, mujeriego y jugador, cae perdidamente enamorado de una joven e inocente bailarina llamada Jenny Mere, a quien inmediatamente propone matrimonio. Ella le rechaza, alegando que sólo se casará con un hombre que tenga cara de santo. Así que él, desesperado, busca una máscara que llevará siempre puesta para engañarla hasta que finalmente ella cede. A partir de entonces, el poder de la máscara sorprenderá al propio George. El hábito, ¿hace al monje?

Comentarios de la prensa

“Una sugerente indagación en los misterios del amor”.
Mauricio Bach, La Vanguardia

“Beerbohm escribió relatos, teatro, una novela, cuentos, conferencias y resulta que su obra es numerosa y breve porque solía publicar todo por separado, en ediciones bonitas, aunque terminara juntando los cuentos… Además fue un exquisito y refinado caricaturista y sus dibujos no se cotizan menos que sus escritos. Por ejemplo, el librito (más fábula que cuento) que acaba de publicar Acantilado, El farsante feliz. Un cuento de hadas para hombres cansados se publicó como The Happy Hypocrite en Londres, en 1897, pero más tarde se reeditó en su colección de cuentos Seven Men (1919), donde está sin duda lo mejor de su obra, por ejemplo el relato Enoch Soames, que tradujeron Borges y Bioy para su Antología de la Literatura Fantástica… Esa colección de cuentos y la frívola y refinada novela Zuleika Dobson (1911) es lo mejor de la escritura refinada, casi algo rococó a veces, de Beerbohm”.
Luis Antonio de Villena, El Mundo

“Un delicioso minué literario, que ofrece al lector la oportunidad de habitar en la gracia”.
Ángeles López, La Vanguardia

“Es, en efecto, un cuento de hadas tanto como pueda serlo El príncipe feliz, de Wilde, otro relato con el que tiene indudables vínculos”.
Andrés Ibáñez, ABC

“Fábula moral sobre el culto de las apariencias, el relato acaba como preludia su título, pero ya desde el principio ha provocado en el lector algo muy parecido a la felicidad”.
I.F. Garmendia, Diario de Sevilla

“Un cuento largo, casi ‘nouvelle’, amable pero con un puntito perverso, resuelto idílicamente, no exento del mejor humor británico, irónico y fino. En este sentido, la traducción de Matías Godoy suena estupendamente. Es también casi una fábula alegórica -o un cuento de hadas, como reza el subtítulo- sobre el hombre y sus máscaras, sus vergüenzas e ilusiones, sobre su conciencia, en definitiva, frente al mundo, que oscila entre la entrega con descaro y la renuncia absoluta fruto del exceso y el cansancio que comporta”.
Fermín Herrero, El Norte de Castilla

“En tiempos de subidas de IVA, recortes, sindicatos, mineros, políticos, crisis y otras lamentaciones, uno de los recursos que cabe es leer. Y leer cosas que puedan ser animosas. Esta que presento es una posibilidad, se trata de un amable relato corto de 66 páginas. Es una fábula, cuya historia está bien reflejada en su tan sugerente título; aunque incluso puede ser también una buena lectura para hombres fortalecidos o descansados y también para mujeres y para jóvenes. Amable relato, sugestivo, insinuante, simpático, que trata sobre el poder del amor y la forma de la bondad.
Ángel García Prieto, La Opinión

“Este relato posee importantes dosis de ternura, explicándonos que el amor es capaz, incluso, de transformar a las personas”.
Diario de Mallorca

“Una pequeña delicia para mordisquear junto a todo el aliento de una época, de un tiempo que la literatura llegaría a inventar”.
Lucas Martín, La Opinión de Málaga

“Breve, irónica, inteligente historia, fábula moral”.
Marisa Garcia Viñals, La Mañana

“Una maravillosa fábula en la que no faltan los celos, el amor y la mitología y que nada tiene que envidiar a El caballero de la armadura oxidada, El príncipe feliz o a El principito”.
Ruben Gozalo, Melibro.com

“Está narrado con un irresistible sentido del humor e ironía. La historia contiene ciertamente muchos elementos  de los cuentos de hadas, e incluso podríamos remontarnos a unas fuentes más concretas, verbigracia, la mitología romana. Eneas, Apolo, Vulcano y Cupido juegan todos un papel fundamental en este relato, que, digámoslo ya por si no ha quedado claro, es una pequeña y precisa obra de relojería literaria, donde cada pieza tiene su función y el conjunto final es digno de admiración. Breve, intensa, inteligente y divertida”.
Libros y literatura

«El gran Max Beerbohm».
Roberto Bolaño

«Así como los sentimientos generan los actos, los actos a su vez generan los sentimientos».
Eugenio d’Ors