Catálogo
FacebookTwitterGoogle+LinkedInWhatsAppEmail

Eça de Queirós

El conde de Abranhos

(Apuntes biográficos de Z. Zagalo)

Traducción de Javier Coca y Raquel R. Aguilera

«El conde de Abranhos es un estadista, orador, ministro, presidente del Consejo, etcétera, etcétera, que bajo esa grandiosa apariencia resulta ser un bribón, un pedante y un burro. De manera que el propósito del libro (además de una crítica de nuestras costumbres políticas) es la exposición de las mezquindades, estupideces, bellaquerías y sandeces que se esconden bajo un hombre a quien todo el país proclama grande. Zagalo, el secretario, es tan necio como el ministro y lo más piquant del libro es que, queriendo hacer la apología de su amo y protector, el idiota de Zagalo nos presenta en toda su crudeza la nulidad del personaje».

Comentarios de la prensa

“Una lectura de mucho provecho y mayor hilaridad. Con un estilo pomposo y ridículo, el tiralevitas de Zagalo dedica cerca de 200 páginas a hablar maravillas de su jefe, permitiendo que Eça de Queirós recurra al acreditado sistema cómico de hacer como que alabas a alguien cuando en realidad lo estás poniendo verde. Es el retrato de un imbécil malévolo, a cargo de un pelotillero despreciable, que se lee entre carcajadas”.
Ramón de España, El Periódico

“Tira a matar de risa contra las mezquindades y bellaquerías del político”.
Carlos Sala, La Razón

“Una deliciosa obra del portugués Eça de Queirós. El tema no puede ser más actual, aunque el libro fue escrito en siglo XIX”.
Lucía Méndez, El Mundo

“Un relato que desarma implacablemente el atrezo con que se visten los poderosos”.
La Vanguardia

“Cuando se termina esta novela corta el lector quiere más. Nos lo pasamos en grande con la prosa de este Zagalo. Léase”.
Antonio Garrido, Sur

“La prosa de Eça de Queirós conlleva invariablemente un placer lector de primer orden. El humor envidiable de una prosa satírica, irónica, enfática, sembrada”.
Fermín Herrero, El Norte de Castilla

“Muy oportuna en los tiempos que corren, la ironía de Eça de Queirós retrata a un tunante contemporáneo, un político de verbo ágil, un embaucador de serpientes de aspecto honorable que es en realidad un auténtico caradura, amén de un bruto. Y Queirós, diplomático portugués que viajó por el mundo, sin duda conocía a más de uno del pelaje del conde de Abranhos cuando escribió esta deliciosa novela apócrifa en 1879”.
La Razón

El conde de Abranhos es sin duda buena muestra de la capacidad de Eça de Queirós para  la crítica social y humana. Y lo que más llama la atención de esta novela es que el protagonista que describe se ha perpetuado hasta nuestros días y podemos ver cada día hombres como él en las páginas  de política de los periódicos. Nada ha cambiado desde que el Eça de Queirós escribiera El conde de Abranhos, y condes como el suyo siguen pudriendo hoy en día la sociedad”.
Solodelibros.es

 

Otros libros de Eça de Queirós