Catálogo
FacebookTwitterLinkedInWhatsAppEmail

Lord Chesterfield

Cartas a su hijo

Traducción de José Ramón Monreal

«Los grandes señores, especialmente los del siglo XVIII, gozan de la fama de ser pésimos padres de familia. Philip Dormer Stanhope, cuarto conde de Chesterfield (1694-1773), el autor de las Cartas que se van a leer, es el prototipo por excelencia del gran señor dieciochesco. Sus costumbres libertinas, el wit que le hacía temible en Londres y ser apreciado por Swift y por Voltaire, se diría que casan mal con el amor paterno y la vocación perseverante del preceptor. Y, sin embargo, fueron precisamente el padre y el preceptor los que prevalecieron, en la fama póstuma de Lord Chesterfield, sobre el hombre de mundo, con su desenvoltura, y sobre el hombre de ingenio. Un año después de su muerte, en 1774, veía la luz la obra que ha hecho de él, quizá a su pesar, un clásico de la literatura inglesa: las cartas que dirige a su hijo Philip desde 1737 […]. Nunca padre alguno se ha mostrado preceptor tan afectuoso y previsor como este Lord que pasaba por seco y desencantado. Nunca hijo alguno ha sido guiado, seguido, acompañado, adoctrinado, aconsejado, enseñado, reprendido, con más paciente dulzura y vigilancia que este hijo de Lord.»

Marc Fumaroli

Disponibilidad en ebook

Este título está disponible en formato ebook. Para conocer su precio, formato y demás características, por favor, consulte con su tienda de ebooks favorita.

Comentarios de la prensa

«Las cartas de Lord Chesterfield a su hijo en París crean un fresco del siglo XVIII intelectual, político y social. El valor de éstas radica en su magnífica prosa y la espléndida exposición de los asuntos de la hora.»
Francisco Casavella, El País

“En el siglo XVIII existe un libro fundamental entre padres e hijos: Cartas a su hijo de Lord Chesterfield. Para mí las cartas de Chesterfield son uno de los tratados de buenas maneras más importantes, al nivel de El Cortesano de Castiglione y demás libros renacentistas sobre el tema”.
Luis Racionero, La Vanguardia

«Antagonista del Emilio de Rousseau y su vindicación de la espontaneidad salvaje, Lord Chesterfield postula en sus cartas una forma elaborada y enriquecida de la sabiduría clásica, desde la oratoria de Cicerón y Quintiliano, al savoir faire del gentilhombre urbano.»
Sergi Doria, ABC

«Las Cartas a su hijo de Lord Chesterfield constituyen un verdadero manual de la educación clásica.»
Josep Massot, La Vanguardia

«En el momento actual, cuando los debates sobre la educación reviven en nuestro país y el tema de los hijos se ha convertido en un problema social y político, e incluso clínico, la publicación de esta antología puede considerarse un auténtico acontecimiento.»
J. E. Ruiz-Domènec, La Vanguardia

«Lord Chesterfield consigue que cada línea sea una llamada a la prudencia, a la discreción, al aprendizaje.»
Toni Montesinos, La Razón

“Los lectores hallarán un mundo de goloso deleite”.
Reforma (México)